jueves, 25 de diciembre de 2008

Pocahontas


H ija del jefe Powhatan, era una joven aventurera y de Espíritu libre. Amaba la tierra y a los espíritus que vivían en los animales , en los árboles y en el viento. Le encantaba escalar cumbres, bajar por la corriente de los ríos y correr con el viento por los bosques. Su padre quería que se casara con un guerrero llamado Kocoum. Sin embargo, la hermosa joven sentía que debía seguir por otros caminos.

Un día, Pocahontas fue ha visitar a la abuela Sauce. "¡Mi padre quiere que me case con Kocoum,
pero él es muy serioy últimamente he tenido un extraño sueño de una flecha que gira!", señalo
la preocupada joven. La abuela que sabía que los sueños era fuente de gran sabiduría, le dijo que tenía relación con su futuro. Pocahontas se subió a las fuertes ramas de la abuela Sauce y escuchó el viento. En la distancia vio nubes extrañas. Eran la velas de un barco que venía desde Inglaterra en busca de oro.

Un hombre llamado John Smith, proveniente de la embarcación, se encontró con Miko y tuvo una sensación que había alguien ahí cerca. Pronto encontró a Pocahontas. Era la mujer más hermosa que jamás había visto, pero ella intentó escapar. La hermosa joven recordó que tenía que escuchar con su corazón y entendió que Smith era una persona noble.

Mientras Pocahontas y John Smith se hacían amigos, los tripulantes del barco y los mienbros de la tribu se hacían enemigos. Los guerreros observaban cómo los colonizadores intentaban conquistar sus tierras, mientras el codicioso gobernador, Ratcliffe, lo único que deseaba era encontrar su precioso oro.

Fue en un violento enfrentamiento en donde uno de los guerreros cayó al suelo con una herida
en la pierna. Kocoum llevó ha su amigo hasta la aldea. "Estas bestias invaden nuestras tierras",
rugió Powhatan. "¡Pelearemos unidos contra estos hombres!", le dijo a su pueblo.

Mientras que Pocahontas enseñaba a Smith los secretos de la naturaleza, su amor crecía cada vez más. Pocahontas le dijo a John Smith que en su tierra no había oro, y éste se encaminó hacia el
campamento para dar la noticia al gobernador. Sin embargo, Ratcliffe no quiso escuchar, pues creía que los indígenas harían cualquier cosa por esconder el preciado metal.


Fue entonces cuando Pocahontas convenció a John Smith de ir a conversar con su padre para que los pueblos no pelearan. Los jóvenes se besaron dulcemente, pero no se percataron de que los observaba Kocoum. El indígena atacó a Smith, sin darse cuenta de que otro colonizador, llamado Thomas, se encontraba en el lugar. Fue él quien disparo contra Kocoum, hiriéndolo. En ese instante llegó un grupo de indígenas guiados por el jefe Powhatan, quien capturó a Smith y le señalo que moriría al amanecer. Desconsolada, Pocahontas corrió hacia el claro encantado.

Fue ahí cuando Miko le entregó la brújula de Smith. La flecha estaba girando. "Te está señalando el camino", sonrió la abuela Sauce. Pocahontas corrió al lugar donde su padre iba a ejecutar a su amado. Se lanzó sobre él para protegerlo y le dijo que si lo mataba tendría que hacer lo mismo con ella. Los colonizadores bajaron sus armas. Pero Ratcliffe tomó un rifle u apuntando a Powhatan intentó matarlo. En ese instante, Smith se lanzó sobre el jefe para protegerlo. Ratcliffe fue apresado y los colonizadores emprendieron el regreso.

John Smith tuvo que regresar a Inglaterra para que le curaran la herida de la bala. Pocahontas no se fue con él, poque sabía que su destino estaba en su tierra, donde la necesitaban. Antes de partir, John Smith le dijo que siempre estaría con ella, donde quiera que se encontrara. Pocahontas miró con tristeza el barco que se alejaba, pero no lloró, porque sabía que siempre estarían juntos en el corazón.


Sus fieles compañeros de Pocahontas, Miko (mapache) y Flit (colibri)







♥ Pocahontas y John Smith ♥



Una triste despedida




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada